“Decir No” y “No tener prisa”…ayuda de verdad.

Cómo nos cuesta “decir no”. Todo en la vida. No me gusta nada la frase anterior. Empezaré desde aquí. […] Para llevar una actividad más o menos normal no nos qeda más remedio que “decir no” a muchas actividades que nos gustaría hacer. Renunciar a hacer actividades que nos van a llevar un gran esfuerzo es hacer algo en favor de nuestra salud. Tener esa precaución de “decir no” en determinados momentos del día, de nuestro día a día, hace que disfrutemos más. Sí somos dueños de nuestro tiempo y en la medida de lo posible también de nuestra actividad diaria, controlamos nuestra manera de poder manejarnos en el día a día. Todas las personas tenemos un ritmo y cuando lo cogemos, es cuando hacemos actividades, vivimos nuestro momento. […]  Eso lo conseguimos con decisiones y no nos queda más remedio que elegir.

 Elegir tener que “decir no”, que muchas veces no lo hacemos, nos lleva en muchas ocasiones a realizar un sobresfuerzo y en muchas ocasiones a perder ese ritmo de día a día que nos proponemos llevar adelante. Os propongo que compartais tanto decir que sí a las actividades que podamos buenamente realizar y a ser consecuentes cuando hay que decir no. Ser dueños de nuestras decisiones.

Todo cuanto se vive, se disfruta. No deberíamos tener prisa en vivir ni en nada que nos afecte. Estoy pasando una infección y llevo varios días con ello.Ya encontrandome mejor y retirado el paracetamol para la fiebre, sólo me queda acabar el antibiótico. Pues hoy se me olvidaba tomarlo y he tardado una hora más en tomarlo de la hora pautada. Haciendo otras cosas se me había ido la hora de tomarlo. Menos mal. Bueno parece que los bichitos no han hecho de las suyas.

Últimamente le he estado dando vueltas a ir por la vida a un ritmo que pueda manejarme con él, casi desde el momento que me surgió la Enfermedad Mental. Al caer ahora estos dias con una infección, tenía que extremar las precauciones con los horarios de sueño y el resto de medicación que tomo porque, entre otras cosas, la fiebre te deja más debil y vulnerable. Pierdes con la fiebre un poco tu control anímico y físico. Vamos, que te hace estar más al loro de todo.

Pues estos eran los mensajes que me gustaría haceros llegar, si con una eventualidad como es tener un problema de Salud Mental se le añaden otros problemas añadidos no nos queda más remedio que atajarlos y atajarlos sin prisas y con un ritmo que no nos sobrepase, iremos saliendo bien de las eventualidades. La fiebre suele durar dos o tres días si se ataja bien,es tener paciencia y saber que después todo irá bien, como dice la canción de Chenoa. Poco es el tiempo que llevo dandome cuenta, que hacer las cosas sin prisa y con calma, ayudan tanto a uno mísmo, sino es algo indispensable cuidar de nosotros mismos. En definitiva llevar un día acorde con nuestras posibilidades y disfrutar de él.

Parece que al comentaros estas cuestiones, estoy hasta siendo mas ordenado con mis propias ideas. Nada más. Esta ha sido en esta ocasion la charla que os he querido comentar. .

Un abrazo grande.