DECÁLOGO QUE USTED NO DEBE HACER CASO

  1. No le des a nadie más importancia que la que tú te das a ti mismo.
  2. No es que hayan cosas que infundan miedo sino que hay un lugar llamado miedo y está en tu mente.
  3. Hay cosas que valen demasiado para que cuesten dinero.
  4. Aunque creas que no hay nadie, que estás solo, que no hay testigos, siempre tendrás un espectador infalible: tu conciencia.
  5. Cuando hacemos algo que está molestando al prójimo hay que dejar de hacerlo.
  6. No te ofende quien quiere ni quien puede, te ofende a quien le dejas.
  7. Prefiere antes, amigo mío, dar la razón a terminar con un dolor de cabeza.
  8. Conserva siempre al enemigo que hay en ti, es tu mejor amigo.
  9. Pienso que no importa llegar, si por el camino eres feliz.
  10. La razón para seguir en pie cada uno la tiene que hallar en su corazón.

Juan Carlos A.

 

UNA UTOPIA MUY REAL

Quien sabe cómo es la vida. Yo creo saber la mía, vamos a ver que sale de aquí. A la hora de preguntarse cómo soy, se te viene a la mente la parte individual, cómo me veo y cómo crees sobre todo que te ven los demás. No estamos acostumbrados a vernos junto con las personas con las que convivimos y hacemos una valoración individual. Puede que sea aquí dónde se pueda ver la madurez de cada persona. Vivimos con la idea de qué creemos que es la vida para nosotros. Hacemos un juicio personal y actuamos según leyes, reglas de conducta,experiencia de vida, etc.

Llevo toda la vida a golpe de trabajo para salir adelante. Ahora hace algo más de once años, que desarrollé una enfermedad mental. Después de pasar estos años con esfuerzos para no tener recaidas, sientes que avanzas un poco en calidad de vida. Tú pensamiento no hace otra cosa que utilizar todo el buen hacer que uno tiene para llevar unas rutinas y actividades que te permitan
mantenerte a tono, unas rutinas saludables. Cada uno las própias. A la mente se te viene a cada momento cómo ser válido para con quien convives. Este punto es complicado saber llevarlo. Se necesita mucha paciencia en todo lo que haces, que por cierto no suele ser en casi todos los casos lo que uno tiene en mente. Lo real es que se necesita mucho tiempo para descansar, dado las barreras que uno tiene con la discapacidad. Con el paso del tiempo y la experiencia de cada uno, se va consiguiendo en más seguridad en uno mísmo.

Acabo de llegar a casa y charlar con mi madre; me siento una de las personas mas afortunadas del mundo por vivir junto a ella, me quedo sin palabras. Hoy llevo un día bueno. Estuve con mi amigo de toda mi vida y su hijo, un ratillo y ha sido un encuentro muy ameno, me hacía falta. Todo parece que se redondea o vuelve a su ser, al principio de todas nuestras vivencias.

De esto es de lo que quería hablaros, de vivencias, de momentos compartidos, de vivir y poco más. Últimamente comparto experiencias en radio con” MEJOR IMPOSIBLE” y esa es una de mis mejores vivencias, vivir, compartir y disfrutar. Ser feliz, ser felices. Nada que os deseo un año mejor imposible.  Un abrazo muy , muy grande a todos.